• 633 41 83 83 / 667 62 55 59

  • INFO@CABODEGATAACTIVO.COM

Siglo XVIII

En 1706, durante la guerra civil entre Borbones y Habsburgo, los ingleses, aliados de estos últimos, se llevaron varias naves e incendiaron un navío de guerra francés (aliado de los Borbones) llamado “La Reina” en la Cala de San Pedro, sin que desde el castillo se pudiese hacer nada, ya que sólo contaba con un cañón de calibre insuficiente.

Unos años después, se pagaron las consecuencias de no haber ampliado la dotación artillera del castillo; en el verano de 1743, un navío de guerra inglés entró en la cala persiguiendo a un navío corsario de Málaga. El barco inglés saqueó el navío corsario y a varios pesqueros catalanes que se encontraban allí protegidos, disparando además sus numerosos cañones contra el castillo de San Pedro, destruyendo casi por completo el baluarte y dejando la torre muy tocada. El 20 de noviembre de 1797, naufragó ante el fuerte de San Francisco de Paula, un barco místico español procedente de Alhucemas, que se dirigía a Melilla conduciendo al príncipe, hermano del rey de Marruecos. Una comitiva de Almería vino hasta el fuerte para comprobar la salud de los náufragos y llevó a Almería al Infante Muley Acelema con su séquito, dándole grata acogida y alojamiento. Lo más curioso fue el rifirrafe que se vivió entre el rey Carlos IV y el Ayuntamiento de Almería para decidir quién pagaba los gastos de esta visita inesperada.